Cena-Homenaje De La Cámara Hispano Portuguesa con el Embajador de Portugal en España, Excmo. Sr. D. FRANCISCO RIBEIRO DE MENEZES

Cena-Homenaje De La Cámara Hispano Portuguesa con el Embajador de Portugal en España, Excmo. Sr. D. FRANCISCO RIBEIRO DE MENEZES

El pasado martes, 28 de noviembre de 2017, la Cámara de Comercio Hispano Portuguesa (CHP) organizó una Cena-Homenaje con el Embajador de Portugal en España, Excmo. Sr. D. Francisco Ribeiro de Menezes. Se trataba de un agradecimiento a su continuo apoyo a esta entidad y a la promoción del desarrollo hispano-portugués desde su llegada a Madrid como embajador en 2014.

El presidente de la Cámara, António Calçada de Sá, dio la bienvenida en especial al Embajador de Brasil, D. António Simões, la Embajadora de Mexico, Dña. Roberta Lajous, al Embajador de Mozambique, D. Jose Antonio Matsinha y al diputado por Extremadura, D. José Ignacio Sánchez Amor, miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales del Congreso de los Diputados y al casi centenar de miembros, amigos y simpatizantes de la CHP, y con cuya cena cerraba el calendario de actividades durante 2017. El presidente de la Cámara se refirió a la labor importante de mantener e impulsar las acciones comerciales, culturales y sociales entre ambos países ibéricos.

António Calçada de Sá, aprovecho para destacar el imprescindible apoyo que las Cámaras de Comercio reciben de las delegaciones diplomáticas portuguesas en todo el mundo, “y en especial el que recibimos de la Embajada portuguesa en España y su actual Embajador. Desde su nombramiento hace tres años –afirmó António Calçada– nuestro Embajador no sólo nos ha apoyado constantemente, sino que ha elevado el nombre de Portugal a lo más alto en España culminando esta intensa participación en la XXIX Cumbre hispano-Lusa el pasado mes de mayo y su dinamismo a la hora de impulsar la participación de Portugal en la pasada Feria del Libro de Madrid y otras actividades. Como lo certificamos siempre, desde esta Cámara intentamos continuamente intensificar las relaciones comerciales entre Portugal y España; y en el Embajador Francisco Ribeiro de Menezes hemos encontrado el mejor y más intenso colaborador”.

Desde que se licenciara en Derecho en la Universidad de Lisboa y en la Universidad Lusíada hasta su titulación como diplomático de carrera en 1990, ha estado destinado en la Delegación Portuguesa ante la OTAN y la UEO, como Embajador en Suecia en 2010, y como Consejero en la Embajada de Madrid entre 2001 y 2005. Su carrera diplomática la ha alternado con el paso por los gabinetes de dos ministros de Asuntos Exteriores y como Director de Gabinete del Primer Ministro en 2011. Fue nombrado Embajador de Portugal ante el Reino de España en 2014 y ha sido distinguido, además, con las Órdenes Honoríficas de más de una decena de países, entre ellos de Portugal, España, Suecia o Jordania.


Relaciones Luso-Españolas en el S. XXI

El Embajador por su parte inicio agradeciendo la presencia del numeroso auditorio, encabezado por los Presidentes Honoríficos de la Cámara Hispano Portuguesa, D. João Flores y D. Aureliano Neves, además de por el presidente del Banco Santander Totta, Antonio Basagoiti. “Es un privilegio recibir este homenaje, que no tiene ningún carácter de agradecimiento final de mi presencia en España –aclaró– como muchos pudieran pensar, pues me falta aún un año más para cumplir el período del desempeño oficial de mis funciones”. Agradeció muy especialmente el papel de la Cámara Hispano Portuguesa y el de su presidente, António Calçada, “que tanto se ha volcado en el intenso desarrollo de las relaciones entre los dos países vecinos, estimulando la creatividad de una sociedad dinámica”, dijo. No quiso olvidar el Embajador en sus agradecimientos a los Consejeros y Directivos de su propia Embajada que le “arropaban” en este acto “como si de un Oscar de reconocimiento se tratara” y al Director actual y sus predecesores, de AICEP (Agencia para la Inversión y Comercio de Portugal). “Este homenaje es una deuda con la que me voy a quedar para siempre”, prometió.

Se refirió el Embajador, a continuación, al papel que representa España en el ámbito de la política exterior portuguesa desde principios del siglo XXI y las relaciones entre el Rey Juan Carlos y los sucesivos Presidentes del Gobierno de mutua empatía con sus respectivos homólogos portugueses. Recordó en su alocución cómo los dos países disfrutaban de los programas económicos al desarrollo de la Agenda 2000 y cómo el estatuto de países de la UE reforzaron la presencia internacional, especialmente con los países que nos son comunes: los de habla portuguesa y los de habla hispana, con Brasil y México a la cabeza. El diferente color político de ambos gobiernos no fue en estos años un factor determinante para el entendimiento entre ambos países ibéricos.

Incremento de las relaciones desde el 2000

“Desde el año 2000 –prosiguió el Embajador– hemos tenido unos lazos inmejorables en el desarrollo político y comercial de ambos países”. Y destacó algunos hitos cruciales en esta entregada amistad: se refirió muy especialmente al AVE, cuyo desarrollo final llegará sin duda, “aunque me parece que no me tocará verlo como responsable de mi país en Madrid.” No pasó tampoco por alto la polémica por la foto de las Azores, “desde ese momento, ambos países no han vuelto a alejarse de la política exterior de la UE”. Ambos países han profundizado en políticas de soberanía, de política exterior, de lucha contra el terrorismo… “Hemos firmado –recordó– un acuerdo de cooperación y defensa, y teniendo las fronteras más antiguas dela historia hemos acordado una política transfronteriza que desarrollamos ampliamente en la última Cumbre Luso-Española. Nuestra colaboración se extiende a los mercados de la energía y el gas, el medio ambiente, agricultura, ciencia, educación, turismo y todos los sectores que marcan el ritmo de las sociedades civiles. Hemos pasado de la era de la normalidad a la era de la imaginación. El reto es saber qué más podemos hacer conjuntamente buscando intereses compartidos. Las energías renovables o la investigación espacial son también una realidad”.
“Nuestra relación es suficientemente sólida y estrecha –añadió– como para poder afrontar exitosamente esas discrepancias lógicas que existen siempre entre países vecinos, y a las cuales siempre encontraremos puntos de entendimiento”. En este punto, hizo alusión a la crisis financiera y económica, y a los consecuentes rescates, abiertos o encubiertos, de ambos países. “Las Cumbres Luso-Españolas nos han permitido presentar proyectos conjuntos, como el del Eje Norte-Sur o el del Mediterráneo”. Las reticencias creadas a raíz del nuevo gobierno de izquierdas en Portugal con António Costa a la cabeza y el resultado de las últimas elecciones españolas con Mariano Rajoy han sido superadas sin conflictos internos para ambos países y hoy las relaciones entre ambos no pueden ser más amistosas y colaboradoras. Las relaciones entre la Corona y la Presidencia de la República no pueden ser más cercanas, así como el posicionamiento claro y reiterado de Portugal respecto a la cuestión catalana con pleno apoyo a la soberanía española.

El esplendor de los últimos años
El Embajador Ribeiro de Menezes recordó que en la década de los 60 del siglo pasado, España representaba un 1% del comercio exterior de Portugal, en 1985 era ya el sexto cliente, en el 2000 se había convertido en el máximo suministrador y máximo cliente junto con Alemania, “el comercio exterior de España es más importante con Portugal que con toda América Latina en su conjunto”. Y hoy hablamos de que España es el mayor socio de Portugal, el destino de más del 26% de nuestras exportaciones y 30% de nuestra importaciones en bienes y servicios, con 32.000 millones de euros en 2016 y llegaremos a los 40.000 millones este año con 6.500 empresas exportando a España.
Las exportaciones a España entre 2011 y 1016 han crecido un 24% y las importaciones un 4% “Me gustaría conocer algún ejemplo semejante en Europa entre Estados de dimensión comparable” se preguntó el embajador. Un hecho es que en las últimas Cumbres, son los operadores económicos los que se encargan directamente de planificar todos los sectores y obtener los mejores resultados para ambas partes. No faltó especial referencia a la presencia mayoritaria de la banca española y cómo ésta había sabido adaptar sus estructuras a las necesidades del mercado portugués. No faltó tampoco la cultura entre sus referencias. Una cultura portuguesa “que nunca fue tan conocida en España como hoy, cosa que se demostró en la pasada Feria del Libro de Madrid. El español y el portugués –añadió– son hablado por más de 700 millones de personas en todo el mundo, y tenemos más de 45.000 jóvenes en España estudiando portugués”.
Mirando hacia el futuro, “yo terminaría diciendo que la cuestión de Portugal y España no es de integración, sino de complementariedad, estar conjuntamente en todas las formas de profundización del proyecto europeo. España y Portugal tienen que seguir aportando a Europa ideas e iniciativas. Las desconfianzas de otras épocas no tienen lectura en 2017. Somos testigos de un entendimiento único que aún no ha terminado. Un escritor del siglo XIX escribió que el estudio de las edades permite predecir muchas veces las posibilidades del futuro. Lo que tenemos hoy entre ambos países es un movimiento de fondo, espontáneo, que no busca describir la historia y que nos ofrece un nuevo paradigma: hoy, portugueses y españoles cruzan las fronteras invisibles despertando movilidad y conocimiento mutuo. Es como si empezáramos de nuevo, y más aún en las generaciones jóvenes. Nuestra prioridad será seguir adelante, encontrando nuevos caminos libres de prejuicios”.

2017-12-05T17:29:40+00:00 lunes, 4 diciembre, 2017|Categories: Eventos de la Cámara|Tags: , , , , , , , |

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies