Almuerzo-coloquio con D. Juan Rosell, Presidente de la CEOE

Almuerzo-coloquio con D. Juan Rosell, Presidente de la CEOE

Martes 11, Marzo 2014

La Cámara Hispano Portuguesa de Comercio e Industria (CHP) organizó una destacada actividad centrada en la actualidad económica de ambos países, con especial atención al tejido empresarial. Para ello, con un formato de almuerzo-coloquio, y ante la presencia de alrededor de cien invitados, la CHP contó con la presencia de D. Juan Rosell, Presidente de la CEOE. 

Al evento asistieron el Embajador de Portugal en España, D. José Tadeu da Costa Soares, D. Enrique Santos, Presidente de la Cámara de Comercio e Industria Luso Española, D. Eduardo Henriques, Director Coordinador de AICEP y Consejero Económico y Comercial de la Embajada de Portugal en España y el Presidente del Club de Exportadores de España, Balbino Prieto, entre otras importantes personalidades de diversos sectores de actividad de España y Portugal, quienes pudieron conocer de primera mano cuáles son las perspectivas económicas de cara al corto, medio y largo plazo. 

Al evento celebrado en el Hotel Villa Magna de Madrid asistieron empresarios portugueses y españoles, muchos de ellos socios de la CHP, así como otras personalidades del mundo económico. Ante ellos, el Presidente de la CEOE apeló a la reciente historia de España para comparar el instante actual con el período 2000-2008, etapa en la que “el PIB crecía más que el alemán”. Prosiguió D. Juan Rosell con el juego de las comparativas al recordar que Alemania en aquellos años estaba inmersa en pleno proceso de reformas, cambios que han vuelto a hacer del país germano uno de los verdaderos motores de la economía mundial. 

“España no supo entender” el período de bonanza
Durante su intervención, D. Rosell aseguró que aquella bonanza se debió “en parte, al boom inmobiliario, que se tradujo en la creación de más de 4 millones de puestos de trabajo” relacionados con ese sector. Sin embargo, tal y como reconoció, “ese período de bonanza no lo supimos entender”. A juicio del Presidente de la patronal española, a diferencia de lo ocurrido en otras naciones “no quisimos darnos cuenta de lo que pasaba, de que la crisis estaba ahí”, añadiendo cierta autocrítica al afirmar que “no lo hizo el Gobierno y la oposición, pero tampoco nosotros los empresarios”.
En su intervención, rememoró algunos de los acontecimientos que han conducido a la situación de incertidumbre actual, mencionando a modo de ejemplo que los ejercicios de 2005 a 2007 se cerraron con superávit presupuestario, en tanto que la deuda pública se situaba en torno al 35% del PIB, cuando ahora está próxima a alcanzar el 100%. “No fuimos capaces de mantener los ingresos al tiempo que se disparaba el gasto. Lo contrario de lo que sucedía en otros países”. En relación con esto, uno de los grandes problemas de la economía española para el Presidente de la CEOE es el abultado déficit público. 

Más reformas
En la actualidad, en palabras de D. Juan Rosell, uno de los objetivos fundamentales es plantar cara al desempleo, tal vez la gran preocupación de ciudadanos y empresarios. Alabó el Presidente de la CEOE la reforma laboral llevaba a cabo por el Gobierno de España, cuyos frutos, según dijo, empezarán a verse a lo largo de este 2014. Para D. Rosell, los cambios practicados en materia de empleo no son más que “hacer legal lo que es real”. 
No obstante, también abogó por la necesidad de más reformas, en especial relacionadas con el adelgazamiento de la administración y ahondar más en otras reestructuraciones que tienen que ver con el sistema financiero (a su juicio se hizo demasiado “tarde” en Europa), sin olvidar la ansiada reforma fiscal.

Perspectivas positivas
Tras varios años de cierta “travesía por el desierto económico”, el Presidente de los empresarios españoles quiso dar cierto aire de optimismo pensando en el futuro. Para lo cual se apoyó en datos sobre exportaciones, el incremento del número de empresas de más de 250 trabajadores y las cifras de balanzas comerciales, así como otros indicadores que permiten observar el horizonte de este 2014 “con una visión moderadamente optimista”. 

SOBRE LA CHP

La Cámara Hispano Portuguesa de Comercio e Industria tiene una larga trayectoria, desde su fundación en 1970 por un grupo de empresarios portugueses y españoles, que ha ido creciendo hasta contar con 200 asociados en la actualidad, y con presencia en Andalucía, País Vasco, Cataluña, Extremadura, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana. La Cámara ofrece una variedad de servicios a sus asociados, como son el Asesoramiento Jurídico, la Corte de Arbitraje, Bolsa de Trabajo, Cursos del idioma portugués y asesoramiento y apoyo para la participación en Ferias y Eventos de interés comercial.