Almuerzo-Coloquio "Tecnología e Innovación"

Almuerzo-Coloquio "Tecnología e Innovación"

Miércoles 28, Mayo 2014

La Cámara de Comercio e Industria Hispano Portuguesa (CHP) ha querido centrarse en esta ocasión en un tema tan relevante y factor clave para la competitividad de las empresas como es el de la tecnología y la innovación, declaró su presidente, António Calçada, en la apertura y presentación del coloquio. El I+D+i  ha de tener un mayor desarrollo en las economías más globales, pero también en las más locales que generan nuevos clientes, nuevos productos, nuevos servicios, más riqueza y más empleo, que es un tema que nos preocupa a todos.

Para el presidente de la CHP, la palabra innovación aparece continuamente como sinónimo de progreso, de desarrollo tecnológico, de creación de empleo, de mejora de las condiciones de vida... “Se habla de innovación en los ámbitos económicos, pero también se habla de innovación cuando pensamos en sociedad, la sanidad, el ocio, los temas laborales, el transporte, etc... Por todo esto – dijo - hemos convocado a tres expertos en esta materia que nos pueden dar una interesante perspectiva sobre un tema tan crucial en el mundo actual.

La Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación inició su discurso alertando sobre un nuevo concepto de innovación en el que “no haya cajas estanco”, dijo. Carmen Vela repasó la estrategia española de I+D+i que "quiere ir más allá en investigación e innovación, basada en pilares como el talento, la empleabilidad y la formación; una I+D+i orientada a atender los retos de la sociedad”.

Para Vela, "una de los mayores desafíos de nuestro sistema de innovación es la reducida aportación que aún realizan las empresas a esta materia, dado que tendrían que destinar un mayor presupuesto a I+D+i si bien reconoce que ya existen sectores en los que las empresas "sí están haciendo sus deberes".

A pesar de que entre 2000 y 2010 se protagonizó un enorme avance en I+D, existe muy poca dedicación empresarial a este concepto, una colaboración público-privada con poco peso y escasa valoración de los retornos económicos. "Hay muchos retos que resolver”. Vela destacó también que la estrategia sobre innovación empieza por y en las personas. "Tenemos que ser capaces de crear talento y emplearlo después, lo que permitirá hacer más fácil el paso de la investigación a la innovación. Debemos ser capaces de generar conocimiento y que sea de calidad", añadió. La Secretaria de Estado detalló que en países como Japón, el 80% del I+D viene del sector privado y el objetivo de la Unión Europea es alcanzar el 66,6%. España no llega al 50%. Para llegar a esta meta, Vela recomendó el uso de “herramientas que la Administración pone a disposición de las empresas como los créditos del CDTI, que para este 2014 tiene presupuestado un total de 1.100 millones de euros". En cuanto a las subvenciones, señaló que "son buenas para las empresas, pero siempre que ese dinero sirva para catalizar acciones".

Finalmente, la Secretaria de Estado recalcó que "queremos ser actores principales (desde España) en el programa Horizonte 2020 y obtener un mayor retorno de los proyectos. La estrategia sobre I+D+i en España se ha diseñado mirando a Europa, en concreto al programa Horizonte 2020". Y destacó que el programa europeo Horizonte 2020 es una fuente de oportunidades para nuestro país. Con 80.000 millones de euros de presupuesto, el objetivo de la Administración es que España pueda traerse el 9,5% de ese montante. "Queremos que el 10% de las propuestas esté coordinado por agentes nacionales", dijo. "Esa cifra supondría un gran retorno para nosotros, porque significa hacer ciencia e innovación con mayúsculas".

“España y Portugal –terminó– estamos juntos en la moderación y progreso. Soy partidaria de la colaboración y hemos encontrado la medida justa para articular un entorno en nanotecnología”. Hay que recordar que, muy recientemente, los Gobiernos de Argentina, Portugal y España firmaron en Lisboa un memorando de entendimiento conjunto para la cooperación para fortalecer las cooperaciones científicas y técnicas tripartitas en el campo de la nanotecnología.

Para Javier Rodríguez, presidente de Google para España, Portugal, Turquía y MENA, “el futuro es hoy. Estamos en un mundo en el que hay mucha innovación e interconectado a internet. Los costes de producción decrecen en progresión geométrica, por lo que es mucho más competitivo". La innovación, dijo, empieza por el usuario y no por la empresa. "Hoy en día, hay 7.200 millones de personas en el mundo y 2.200 están conectadas a la Red. En siete años, el resto también estará conectado". En mi empresa somos actores activos del cambio. A veces oigo que Google no piensa en su competencia. No es eso, sólo que dedica toda su energía a crear nuevas ideas y, en consecuencia, surgen nuevos mercados en los que tener un papel relevante".

Javier Rodríguez anticipó que los modelos de negocio van a cambiar. "En la próxima década vamos a tener una sociedad totalmente conectada y la innovación va a proponer retos que nada tienen que ver con lo ocurrido. La conectividad a internet es cara, pero habrá que descubrir la forma de que llegue a todos. El futuro es hoy –concluyó– pero, ¡cuidado! vamos muy deprisa".

Enfocándose en áreas como la gestión del conocimiento, la puesta en marcha de sistemas en empresas y, más recientemente, en la gestión del riesgo empresarial, el profesor Esteves del IE Business School considera que lo que determina el éxito o el fracaso de la implementación de los sistemas tecnológicos es la manera en la que las personas interactúan con la tecnología. La riqueza de su experiencia en el mundo corporativo respalda sus consideraciones. Como analista de sistemas de información y consultor en compañías como Ciba-Geigy y Sonae Group, y antes de ingresar al mundo académico, el profesor Esteves analizó cómo los sistemas informáticos interactúan con los procesos de los negocios y la gestión de los recursos humanos. “Los paquetes de software de las empresas apoyan la gestión de toda la organización. Estos sistemas cambian tanto la manera de trabajar como la cultura de las empresas, factores esenciales para el éxito,” afirmó. “Todo tiene que ver con el comportamiento humano, individual, organizacional y social, y deberíamos analizar el campo de los sistemas y tecnologías de la información en estos tres niveles”. Para terminar, afirmó que han cambiado los actores: los clientes y los retos, la persona tecnológica, el mercado global y la tecnología "que encanta". Y un lema final: “Innovación no es lo que alguien hace, sino lo que nadie se atrevería a hacer”, terminó.