La Cámara de Comercio Hispano Portuguesa organizó un Almuerzo Coloquio con la Secretaria de Estado de Comercio de España, Dña. Xiana Méndez Bértolo, el pasado 11 de febrero de 2019.

Introdujo a la invitada el presidente de la Cámara Hispano Portuguesa (CHP), António Calçada de Sá, quien reiteró la vocación de la Cámara de Comercio Hispano Portuguesa en celebrar estos almuerzos como vínculos empresariales y de negocios entre ambos países.

Como es habitual, el Presidente hizo un pequeño recorrido biográfico de la invitada. Nacida en Pontevedra en 1977, es Licenciada en Derecho y en Administración de Empresas por la Universidad Pontificia de Comillas. En 2004 ingresó en el Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado. Inició su carrera profesional en 2004 en el Servicio de Defensa de la Competencia del Ministerio de Economía. Entre 2013 y 2015, desempeñó diferentes puestos en la Dirección General de Política Económica del Ministerio, especializándose en los sectores de transporte e infraestructuras y crédito oficial. Desde agosto de 2015 hasta su actual nombramiento, fue la Consejera Económica y Comercial de la Embajada de España en Quito (Ecuador).El 22 de junio de 2018, el Consejo de Ministros aprobó su nombramiento como Secretaria de Estado de Comercio de España, cargo que desempeña actualmente.

Internacionalización española

La Secretaria de Estado de Comercio, Xiana Margarida, por su parte, empezó haciendo referencia al exitoso proceso de internacionalización de España en los últimos 30 años, en el que el número creciente de empresas españolas, con tecnologías propias, marcas reconocidas y redes de distribución internacionales, “se han consolidado como motor de nuestro tejido empresarial y además se han convertido en líderes globales en sus respectivos sectores”.

“Hoy – dijo la Secretaría de Estado – España es el décimo tercer mayor inversor mundial y es inversor neto respecto a algunos de los países más importantes del mundo. Por ejemplo, en 2017, las empresas españolas invirtieron más en los Estados Unidos o Francia lo que las empresas norteamericanas o francesas en España. Este detalle resulta muy significativo por  el cambio de signo que ha experimentado nuestro país, pasando a ser una de las economías que más Inversión Directa Extranjera recibe y, también, que más Inversión Directa Extranjera exporta”.

Relaciones España-Portugal

“En cuanto a nuestras relaciones con Portugal se pueden calificar como excelentes,  tanto a nivel económico como político o cultural, lo que se muestra tanto en los frecuentes contactos bilaterales como en nuestras cifras de comercio e inversión. Las Cumbres son un reflejo de las excelentes relaciones bilaterales. Desde 2012, las Cumbres bilaterales se han celebrado alternativamente en uno y otro país. La última Cumbre se ha celebrado, el pasado mes de noviembre, con gran éxito, en Valladolid”.

A falta de las cifras completas para 2018, la Secretaria de Estado se refirió a 2017 como año completo, en el que los flujos comerciales de mercancías y de servicios fueron de 35.000 millones de euros, una cifra espectacular dado el tamaño de nuestros mercados. Pero, en los 11 primeros meses de 2018, las cifras de comercio bilateral de mercancías ya sobrepasaron los 30.000 millones de euros, cifras realmente impresionantes. Las estadísticas de comercio de estos 11 meses dan cuenta de un aumento del 7,1%, en la exportación española a Portugal (19.490 millones de euros) en relación con el mismo periodo de 2017. En cuanto a las compras a Portugal, estas alcanzaron 10.633 millones de euros, un 4,8% más que en idéntico periodo del año anterior.  El número de exportadores regulares españoles se ha mantenido en tendencia alrededor de 11.000, sobrepasando al resto de los mercados.

“Nuestro país importa en promedio desde hace muchos años la cuarta parte de la exportación portuguesa. Es por ello que Portugal es nuestro 5º proveedor europeo (y 7º mundial). Por otra parte, Portugal es un mercado de referencia para las exportaciones de España. En los últimos 15 años, España ha sido el principal proveedor de Portugal, con una cuota media del 30% de las importaciones portuguesas, a gran distancia de Alemania, Francia o Reino Unido”, dijo.

Como cliente, Portugal es para España ya el cuarto mercado mundial, habiendo superado al Reino Unido, como ya lo hizo en la década anterior del 2000 al 2010. Las exportaciones superan otros mercados muy importantes para España, como son los de Iberoamérica. Los importadores portugueses conocen muy bien a los proveedores y las ferias españolas y estiman nuestros productos por nuestra calidad y precio, al igual que en el sentido opuesto. En cuanto a la inversión de España en Portugal, “nuestro stock de inversiones en Portugal, con las últimas cifras de las que disponemos de 2016, supera la cifra de 17.000 millones de euros. En términos de flujos de inversión, en 2017 fueron impresionantes,  casi 1.400 millones y en 2018 hasta el mes de septiembre se acercaron a los 500 millones de euros. A su vez Portugal tiene un stock de inversiones en España en 2016 de una cifra que se acerca a los 3.000 millones de euros y los flujos en los primeros tres trimestres de 2018 superaron los 300 millones de euros”, añadió.

 

Empresas e Inversiones

Las empresas de ambos países abordan el mercado ibérico como un conjunto no segmentado desde hace muchos años y la crisis no ha cambiado este modelo estructural donde las empresas ibéricas realizan cada año un mayor número de operaciones.  La mutua dependencia e interacción es un fenómeno que es resultado de la incorporación de ambos países al Mercado Europeo hace treinta y dos años, con las 4 libertades fundamentales, suprimiéndose obstáculos a los movimientos de personas, mercancías, servicios y capitales, lo que ha supuesto una intensificación progresiva de las relaciones comerciales, de inversión y empresariales, además de políticas, entre ambos países.

La implantación de empresas españolas en Portugal es de primer orden y la de empresas portuguesas en España es muy significativa, de manera proporcional a las inversiones portuguesas y al PIB del país. Las 2.600 empresas mixtas que trabajan en ambos mercados (2.200 españolas y 400 portuguesas) impulsan también los flujos de bienes, servicios, capitales y personas entre ambos países.  En 2017, hubo importantes inversiones españolas en los sectores financiero y productivo fundamentalmente. Los grupos bancarios con sede social en España tienen una parte muy relevante de los activos del sector financiero en Portugal. Incluso en los años más difíciles de la Gran Recesión, ha habido un mantenimiento de las inversiones españolas en Portugal. Las inversiones portuguesas en España, asimismo, se han mantenido, en el mismo sentido.

“Quisiera ir aún más allí de lo mucho que nos une. En política comercial común, Portugal y España coincidimos en gran número de intereses. Ambos países somos conscientes de la importancia de la internacionalización de nuestras economías en un contexto multilateral basado en normas con la Organización Mundial en su centro. Asimismo, ambos apostamos por una agenda comercial ambiciosa de la Unión Europea, en la que quisiera destacar el impulso que España y Portugal hemos dado a las negociaciones de la Unión Europea con MERCOSUR, para la firma de un acuerdo de libre comercio ambicioso”.