El ministro de Planeamento e Infraestructuras de Portugal, Pedro Marques, afirmó en un almuerzo-coloquio organizado por la Cámara de Comercio Hispano Portuguesa en Madrid que las obras del tren que unirá las ciudades portuguesas de Évora y Elvas -que se encuentra a 10 kilómetros de la ciudad española de Badajoz- estarán finalizadas para 2021. Este tramo forma parte de un proyecto más amplio, el llamado Corredor Internacional Sur, que unirá Elvas con el puerto de Sines, al oeste del país luso, y que cuenta con una financiación de 388 millones de euros.  El ministro dijo también  que las conexiones ferroviarias entre Portugal y el resto de Europa son una prioridad de su Gobierno y destacó que esta política reúne el consenso necesario con el resto de fuerzas políticas para desarrollar estos proyectos.

Marques remarcó que Portugal pretende ampliar la capacidad aeroportuaria de la capital, Lisboa, y recordó la ampliación del aeropuerto de la ciudad de Oporto, segunda ciudad más poblada del país.  El ministro aprovechó la ocasión para incentivar a las empresas presentes en Portugal a que continúen invirtiendo y animó a las que no están presentes. El político aseguró que las compañías «recibirán apoyo fiscal» si arriban a la nación lusa. «Portugal quiere fomentar el crecimiento de la inversión empresarial», dijo.

El coloquio contó con la presencia del Embajador portugués en España, Francisco Ribeiro de Menezes; del Presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, Jaime Malet; el Secretario General de la Confederación Regional Empresarial de Extremadura (CREEX), Francisco Javier Peinado; y de las autoridades de la Cámara de Comercio Hispano Portuguesa, sus delegaciones en Cataluña, Comunidad Valenciana y País Vasco, entre otros participantes institucionales.

El AVE Madrid-Lisboa

Nacido en Lisboa en 1976, Pedro Marques es Licenciado en Economía y posee un Máster en Economía Internacional. Entre 1997 y 1999, fue miembro de la Estructura de Soporte Técnico de Intervención Operacional de Renovación Urbana, el QCA II, uno de los marcos comunitarios antes de la actual Portugal 2020. Los siguientes dos años fue asesor principal de CISED consultores. De 2005 a 2011, en los XVII y XVIII Gobiernos Constitucionales desempeñó las funciones de Secretario de Estado de la Seguridad Social, quedando su nombre asociado a la importante reforma de la Seguridad Social de 2007. En 2014 regresó a la vida empresarial en Capgemini Portugal, siendo responsable de la Dirección Comercial, el desarrollo de Sistemas de Información y de la Consultoría de Alta Dirección de Planificación y Financiación de Proyectos de Desarrollo Territorial, entre otros. Desde 2015 es Ministro do Planeamento y de Infraestruturas de Portugal.

Durante la comida, el ministro repasó a los logros económicos conseguidos en los últimos años por Portugal, subrayando la importancia que España tiene para el país vecino siendo su principal socio comercial. «Mantenemos una estrategia, producimos un déficit cada vez más bajo y tenemos un equilibrio de las cuentas» subrayó Pedro Marques, recordando que la economía portuguesa crece por tercer año consecutivo por encima de la media europea. «Existe capacidad por parte de las empresas en continuar invirtiendo en nuestro país y también condiciones para que lo hagan. Portugal ha aumentado la creación de empleo y la estrategia presupuestaria nos permite aproximarnos al déficit 0, con superávit primario y con reducción del peso de la deuda pública del PIB», añadió. En los próximos meses el Gobierno luso va a iniciar el diálogo con el resto de partidos políticos para lograr consenso en las grandes inversiones que necesita el país entre 2020 y 2030. «De esta forma, evitaremos los sucesivos retrocesos por cambios de gobierno y favorecemos la estrategia», matizó.

El proyecto de la alta velocidad entre las dos capitales ibéricas sigue sin tener consenso en el país vecino, que mantiene su prioridad en la línea ferroviaria de mercancías. Pedro Marques afirmó que el AVE entre Madrid y Lisboa no es una de las prioridades del gobierno luso en infraestructuras. Portugal se enfocará en potenciar sus comunicaciones terrestres, marítimas y aéreas, pero enfocada en el área comercial.  De esta forma, la conexión de mercancías favorecerá la conexión de los puertos de Sines y Lisboa con Badajoz y con Madrid. Además, el ministro anunció que en los próximos meses Portugal adjudicará la obra del tramo Évora-Elvas, cuyos trabajos comenzarán en el primer semestre del año que viene y concluirán, según las previsiones, en el 2022.

El ministro insistió también en que «la opción del Gobierno luso ante una falta de consenso por un proyecto de tal dimensión ha sido la de favorecer el avance de soluciones que podían realizarse priorizando la conexión de mercancías entre los dos países», dejando abierto el debate sobre el transporte de pasajeros, pero «planteado en un futuro de otra forma y teniendo en cuenta toda la evolución del transporte internacional, porque estamos ante una nueva movilidad». Pedro Marques cree que para que el AVE ibérico sea una realidad, «Portugal debe comprender el potencial de una línea más competitiva entre los principales polos del país como ocurrió en España». Hasta que eso ocurra, las mejoras en las líneas previstas en ambos territorios y el futuro tramo de Toledo-Plasencia «permitirá reducir a casi la mitad el viaje entre Madrid y Lisboa usando las líneas convencionales». Es decir, que las más de diez horas de trayecto del Lusitania Express pasaría a 5 o 6 horas.

Conexiones ferroviarias y aéreas

Donde sí hay fechas para hacer realidad una mejor conexión ferroviaria entre los dos países es en la parte de mercancías. «En los próximos meses vamos a adjudicar la obra del tramo Évora-Elvas y los trabajos comenzarán en el primer semestre del año que viene y está previsto que concluyan en el 2022», afirmó. «Es la obra más importante en ferroviaria que realiza Portugal desde hace muchos años», subrayó el ministro. Como ha ocurrido en concursos anteriores, se espera la presencia de empresas españolas en las propuestas que se están presentando para la construcción del citado tramo, en muchas ocasiones formando consorcios. «Tenemos buena capacidad para esta construcción en España y Portugal, pero lo más importante es decir a los empresarios que dentro de tres años tendremos la conexión finalizada», añadió.

Una conexión de mercancías que favorecerá la conexión de los puertos de Sines y Lisboa con Badajoz y con Madrid. Además, Portugal da prioridad a mejorar las conexiones en la zona del Miño y la Beira Alta. «Avanzamos con aquello de lo que tenemos más seguridad», insistió Pedro Marques, reconociendo que en esta materia el Gobierno de António Costa ha optado por «la opción del pragmatismo». Recordó también que se está trabajando para mejorar las conexiones aéreas. En Oporto, por ejemplo, «el aeropuerto de Sá Carneiro va a pasar de tener 20 movimientos por hora a 32 movimientos», lo que favorecerá también a la zona de Galicia. En la zona de Lisboa se busca la creación de un «aeropuerto secundario». En todos los proyectos mencionados, Portugal se está beneficiando de los fondos comunitarios que les ha permitido reactivar la inversión pública apoyando proyectos privados. «Tenemos 1.700 millones de euros disponibles para apoyar inversiones en las zonas más próximas de España», puntualizó para finalizar el ministro luso.