El pasado 9 de marzo, desde la Cámara Hispano Portuguesa organizamos una Cena-Coloquio para dar la bienvenida al  nuevo embajador de Portugal en España,  Excmo. Sr. Embajador. D. João Mira Gomes. A dicho acto, al que asistió casi un centenar de invitados, entre los que se encontraban el presidente de Repsol, Antonio Brufau, y los ex ministros Javier Solana y Ramón Jáuregui, más media docena de embajadores, incluida la embajadora de España en Portugal, Dª Marta Betanzos Roig, que quisieron arropar al nuevo colega, se unieron como oradores especiales el Excmo. Sr. D. Augusto Santos Silva, Ministro dos Negócios Estrangeiros de Portugal, y la Excma. Sra. Dña. Arancha González Laya, Ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España. ​

Abrió la tanda de discursos el presidente de la Cámara  Hispano Portuguesa (CHP), D.António Calçada de Sá, quien agradeció la presencia de tantos invitados ilustres y de los socios de la CHP y resto de invitados que acudieron a la cita. Reiteró el compromiso de apoyo inequívoco a las relaciones bilaterales entre Portugal y España. “Tenemos –dijo –una vocación de servicio y apoyo a la empresa y empresarios”  reiterando una afirmación ya habitual de que “cuando Portugal y España juntan sus fuerzas somos más importante en Iberia, en Europa y en el mundo”. En tercer lugar mostró el apoyo de la CHP al nuevo embajador, afirmando que tiene todos los atributos para ejercer una brillante etapa en España.

A D. António le seguía el Excmo. Sr. D. Joao Mira Gomes, Licenciado en Derecho por la Universidad Católica de Lisboa, ingresó en la carrera diplomática en 1983 y ha desempeñado cargos muy importantes: ha sido embajador hasta ahora en Berlín, pero anteriormente fue Secretario de Estado de Defensa, Embajador permanente en la OTAN  y miembro del Comité Político y y de Seguridad de la UE, con experiencias en Macao, Yugoslavia, París…

Tras palabras de bienvenida y agradecimiento a los presentes, destacó que la reunión de los ministros de Asuntos Extranjeros portugués y a la ministra de Asuntos Exteriores española demuestra la vitalidad que existe entre nuestros dos países “y refuerza lo que hemos venido haciendo hasta ahora, abriendo horizontes nuevos y dinámicos. Nuestros ministros nos abrirán a los desafíos que tenemos que hacer frente en un escenario internacional cada vez más complejo”. El embajador de Portugal definió su nuevo cargo como un enorme placer y una responsabilidad. “Placer por estar en un país hermano, vecino y amigo. Y responsabilidad por tener que estar a la altura de vuestras expectativas como sucesor de compañeros que dejaron aquí buena huella de su competencia”.

Augusto Santos Silva, Ministro dos Negócios Estrangeiros de Portugal, inició su discurso destacando el incremento de las relaciones bilaterales entre Portugal y España por motivos de sus procesos paralelos en la contemporaneidad, “La política de Portugal es invertir más donde España está también invirtiendo en mutuo acuerdo. Y todo ello gracias a las democracias, a las integraciones europeas y a una amistad profunda entre los liderazgos políticos desde los tiempos de Adolfo Suárez y Mario Soares, que se han desarrollado en los siguientes gobiernos fueran del signo político que fueran, además del cariño demostrado por el rey Juan Carlos I primero y ahora por el rey Felipe VI”.

Estas relaciones políticas, diplomáticas, culturales e históricas nos permiten conocer cómo ha sido el proceso de integración de las dos economías. “Una relación comercial, explicó, en la que España es un socio privilegiado de Portugal y en la que las exportaciones españolas suman más que las que se destinan a toda América Latina, Brasil incluido”. A esta relación bilateral se añade una convergencia de intereses en Comisiones conjuntas en el mercado europeo.

Una tercera cuestión es que ambos países están abiertos al mundo. “Europa no puede ser una fortaleza cerrada, sino que tiene que estar abierta a hablar con Latinoamérica, África y Asia, continentes con una amplia y larga relación con la península. Hay que valorar el dialogo histórico de los dos pueblos ibéricos con el resto del mundo. Desde este punto de vista, la labor del embajador portugués en Madrid será muy importante, y también muy fácil, ya que nos sentimos como en casa”.

Por último tomaba la palabra La ministra española de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, “ha cambiado el escenario y vivimos unos momentos de volatilidad inusitada, descubrimos la fragilidad de nuestras economías, nuestros ecosistemas, de nuestros sistemas financieros. Y todo ello por una gripe que esta generando una crisis en la oferta, una contracción en la demanda, un problema de liquidez, unido a todo ello la subida del precio del petróleo”.

La única receta para la ministra es conseguir resiliencia. “Eso es lo que hacemos cuando los gobiernos se reúnen, lo que hemos hecho desde que tomamos posesión en este cargo. Eso es lo que hacéis también los embajadores: construir resiliencia gobierno a gobierno, junto a las empresas que piensan a largo plazo y saben hacer negocios y el bien al mismo tiempo, pues no son contradictorios entre sí. Resiliencia de las organizaciones como la que realiza la CHP entre las empresas y los Gobiernos. Hagamos, españoles y portugueses, como lo sabemos hacer: mezclando el trabajo, la discusión, la profundidad en momentos de ligereza y el buen humor. Se lo deseamos también al nuevo embajador en su nueva misión”, terminó.

De esta manera, una vez más respaldamos nuestro compromiso con la construcción de sinergias en la sociedad hispano portuguesa y daba comienzo a una cena en la que el casi centenar de asistentes de ambos países demostraban que el “ecosistema” hispano portugués es una realidad más presente y unida que nunca.