Declaración conjunta CEOE, CIP, CCILE Y CCHP

Captura de pantalla 3

 

Madrid/Lisboa marzo 2022

 

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), la Confederação Empresarial de Portugal (CIP), la Câmara de Comércio e Indústria Luso-Espanhola (CCILE) y la Cámara de Comercio Hispano Portuguesa (CCHP).

 

Manifiestan

Ante la grave situación del sector energético europeo, empeorada por la invasión de Rusia a Ucrania, declaran su apoyo a todas las actuaciones que puedan acometer los Gobiernos de España y Portugal para mejorar, a la mayor brevedad posible, las interconexiones de gas y electricidad de la Península Ibérica con Francia, y, por lo tanto, también con el resto de la Unión Europea incluyendo posibles mejoras en el funcionamiento de los mercados eléctricos y de gas.

Las inversiones para mejorar estas interconexiones han sufrido un importante retraso en los últimos años, especialmente en lo que se refiere a las interconexiones eléctricas por el Golfo de Vizcaya y las gasísticas a través del gasoducto Midcat por el Pirineo Catalán.

Las circunstancias han cambiado hoy.

Las interconexiones de los sistemas gasistas de la Península Ibérica y Francia son ahora esenciales para la seguridad de suministro del mercado europeo de gas natural y serán fundamentales como parte de la futura red europea para compartir gases renovables, en particular el hidrógeno verde. Su mayor desarrollo permitiría el aprovechamiento de la capacidad de regasificación de las ocho plantas existentes en la Península Ibérica, y optimizar la capacidad de almacenamiento de gas existente en España y Portugal.

También en el ámbito del sistema eléctrico, el aumento de la capacidad de interconexión de la Península Ibérica con Francia impulsaría, de modo decisivo, la importante capacidad de producción renovable de la Península Ibérica y su contribución a los objetivos globales del Pacto Verde Europeo, contribuyendo así a un mejor funcionamiento tanto del mercado ibérico de la electricidad (MIBEL) como del gas (MIBGAS).

El desarrollo de estas infraestructuras redundaría en beneficio del resto de la Unión Europea, pudiendo suponer una significativa alternativa al suministro de gas natural procedente de Rusia, y proporcionar también un suministro de gases renovables como el hidrogeno verde o el biometano.

Esta declaración se traslada también a la Comisión Europea, Consejo Europeo, Parlamento Europeo y a la Patronal Europea «BusinessEurope«.