Con motivo de la celebración de la “III Jornada Ibérica de la Energía” el pasado 18 enero 2019, nuestro Consejero Ejecutivo, D. Luis Valero Artola, ha publicado un artículo de opinión en la revista de la Câmara de Comércio Luso Espanhola.

El pasado 18 de enero, coincidieron en Madrid dos jornadas sobre “La transición energética”, una organizada por el Ministerio de Transición Ecologica y Energía, y la segunda por la Cámara de Comercio Hispano Portuguesa y KPMG en su tercera edición, bajo el título “La Transicion Energetica en el Mercado Ibérico”.

En la primera, participaron el presidente de Gobierno, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y representantes de organismos internacionales como Naciones Unidas y el mundo académico, experto en la transición ecológica.

En la segunda, participaban junto al comisario Miguel Arias y el ministro portugués de Ambiente y Transicion Energetica João Matos, el secretario de Estado de Energía, José Dominguez Abascal, y altos directivos del sector de España y Portugal.

Los dos encuentros con enfoques diferentes tenían el mismo objetivo, informar y debatir el difícil desafío que supone la transición a una economía descarbonizada.

La jornada gubernamental, bajo el titulo “Horizonte 2030. Los objetivos del desarrollo sostenible y la transición ecológica”, se planteaba con un enfoque fundamentalmente político, con declaraciones como: ”El coste social de la transición eco- logica” o “ el cambio ecológico, debe ser socialmente justo”. “España debe contribuir a crear una economía global, prospera, justa y ecológica”, etc.

En este marco, se informó del nuevo “Plan de Energía y Clima 2021-2030”, pendiente todavía de ser presentado a la Unión Europea. Se anunció la cifra de 235 mil millones de euros como la necesaria para cumplir los objetivos del  plan.

¿De donde se obtendrán estos importantes recursos económicos?

En otro lugar de Madrid, los principales directivos del sector energético ibérico debatieron el mismo tema pero con un enfoque más cercano a la cruda realidad.

Otros temas en análisis fueron mejorar y ampliar el mercado del gas, la necesidad de reformar el mercado de la electricidad, las interconexiones de la Península Ibérica con Europa, el futuro de los ciclos combinados, las energías renovables y sus limitaciones, el mercado de emisiones de CO2, el importante papel a jugar por el gas natural como energía más eficiente a corto plazo en el tránsito a una economía descarbonizada, etc. Ello sin olvidar los gases renovables, como el biogás y el papel a jugar por el hidrógeno.

Especial mención hizo el comisario Miguel Arias a la contribución de la energía atómica, a la que asignó un papel angular con un porcentaje del 20% de la generación eléctrica.

En la mesa-debate dedicada a la industria petrolera, muchas veces señalada  de  forma  injusta  como el “patito feo” del sector energético, los interviniéntes pidieron neutralidad tecnológica en las políticas que se apliquen y diálogo con las autoridades. La industria del refino está haciendo sus deberes, reduciendo las emisiones de CO2 en sus plantas, y ha cerrado 27 refinerías en la UE en los últimos años, ninguna en España.

El petróleo siempre tendrá un peso importante en el mix energético y será muy difícil en muchos casos su sustitución, si bién, la evolución tecnológica del sector debe estar abierta a todas las alternativas. Las autorida- des no pueden ser deterministas favoreciendo unas u otras tecnologías y debería ser la eficiencia energética y su coste las que determinen su éxito. El mejor ejemplo de lo que no se debe hacer, es lo sucedido en España con la demonización del motor diésel.

Hoy los motores diésel en el mercado son tan limpios como los de gasolina y cumplen las normas en materia de emisiones y CO2.

El gran desafío es la renovación de los vehículos diésel antiguos, que son muchos y en manos de las clases me- nos favorecidas. Su sustitución por el coche eléctrico sera muy costoso y llevará mucho tiempo.

Cualquier medida social que fomente la concienciación del consumidor en materia energética, puede ser más eficaz y menos costosa, que ayudas y subvenciones mal planteadas.

Ante tan compleja situación, el diálogo entre todas las partes involucradas no puede ni debe faltar. El comisario Miguel Arias expuso el marco legal ya aprobado, que regulará la transición energetica en la UE. Su calendario está blindado a los cambios políticos de los diferentes países de la UE.

Estamos hablando de una política de Estado para el sector de la energía y ese es el desafío que tiene nuestra clase politica. Diálogo y sentido de Estado es lo que nos pide la sociedad. Un reto difícil, que hay que asumir que agradecerán las generaciones futuras